TRADÚCEME

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Visitas

lunes, 18 de febrero de 2013

Capítulo 3

>>Sube y baja, sube y baja, reiterativamente. El columpio apenas alcanza los sesenta centímetros de distancia desde el suelo, pero Valeria parece estar volando entre las nubes-¡Más alto!-Grita con una sonrisa inocente en su cara. Cuando cree tocar el cielo con los pies ríe, una carcajada sonora se escucha en todo el parque infantil, los niños y los padres se giran pero es tan pequeñita que no alcanzan a verla, aunque en aquellos instantes se siente la persona más gigantesca del mundo. Ve el Sol allá en el horizonte, los pájaros volando en bandadas y una brisa primaveral roza su cara.
-Valeria, vámonos que es tarde.
-¡Fuuu! Yo quiero jugar más tiempo papi.
-Peque, mañana volvemos ¿vale?-le agarra la manita.
-Vale-cruza los brazos, accediendo finalmente-pero mañana me tienes que comprar chuches ¿eh?
-Vale.
-¿Me lo prometes?
-Prometido.
Cruzan sus dedos meñiques a modo de juramento, juramento sagrado para Valeria. Para ella lo más importante es hacer que te prometan algo y sellar el trato con aquel gesto. Así se asegura las gominolas para el día siguiente.
Caminan tranquilos, de la mano. Su padre le advierte dos o tres veces de que cuando estén en un paso de cebra tiene que mirar hacia ambos lados, porque si no le podrían arroyar. Valeria se asusta y empieza a llorar, su padre le abraza<<
Sus ojos se abren, mojados, solo ha sido un sueño. Un bonito sueño, un recuerdo de su infancia que jamás podrá recuperar. –Pero todo era tan real, me estaba dando la mano…-dice con la voz quebrada.
Se desarropa y se pone una sudadera gris. Después se dirige al espejo y se observa, sus lágrimas han hecho que la pintura negra de los ojos se extienda hasta sus pómulos, ennegreciendo su rostro. Con las manos se limpia un poco la cara, acto seguido se recoge el pelo en una coleta alta y hace su cama.
-¡Valeria baja! Tenemos que hablar-Grita Elisa desde la planta baja de la casa. Seguramente le eche la bronca porque le han echado del instituto, aunque tarde o temprano llegaría el momento y se sabía de antemano. Hacía tiempo que había bajado las calificaciones y aunque hubiera intentado ponerse al día, con tantas sanciones lo hubiera conseguido. Tampoco lo intentó -¿Para qué?- se repetía una y otra vez.
Se dispone a bajar las escaleras, pensando en todos los castigos que le puede poner su tía, aunque es una mujer que no supone mucho ruido ni preocupaciones es estricta cuando debe serlo-Ojala estuviera aquí mi madre, aunque me cayera la del siglo, me daría igual-Piensa mientras que entra en el salón, cabizbaja, silenciosa.
-¿De qué querías hablar, Elisa?- se sienta.
-La dirección del instituto me ha llamado.-se aclara la garganta y gira su cara hacia el ventanal que tiene a su derecha, luego mira a Valeria a la cara muy seria- Las cosas no están bien Valeria. Te quieren expulsar, la situación no es buena. Han estado buscando centros por la zona y afortunadamente un instituto está dispuesto a cederte una plaza a estas alturas del curso.
-Ya lo sabía.-se limita a contestar.
-Eso lo sé también, el parte que hizo que te expulsaran definitivamente fue el de esta mañana ¿cierto? ¿Por qué fue?-se cruza de brazos.
-Por dormir en clase.
-¿Otra vez?
-Sí, otra vez. Era lo que querías escuchar, después de todo. Ese instituto me desespera…
-A mí me desesperas tú.-Se lleva las manos a la cabeza- ¿Qué voy a hacer contigo? Dime… ¿qué puedo hacer para que vuelvas a ser como antes?
-¿Puedes devolverme a mi madre? ¿A mi hermano? ¿A mi padre?-se le escapa una lágrima, lo que remata la faena- Si no tengo una vida como la de antes no pretendas que vuelva a ser la misma.
-Lo…lo siento-se disculpa la mujer, no está bien tratar así a su sobrina. A veces se le olvida por todo lo que está pasando.
-No lo sientas, de todas formas no hay arreglo para esto.-se limpia la cara con un pañuelo de papel que saca de un bolsillo. Después sale de la casa, no ha dicho la hora pero su tía  supone que llegará tarde.
Anda calle abajo, calle arriba, hacia un lado, otro… ¡la cuestión es perderse! No sabe a dónde ir, tampoco a quien recurrir.-Antes era todo tan distinto…-piensa con tristeza. Cada vez que piensa en algo doloroso se le hace un nudo en el corazón, un nudo que le angustia y le deja sin aire que respirar, pero esta vez decide caminar, caminar hacia dónde nadie le pueda ver, ni juzgar, tampoco quiere que nadie conocido le pregunte sobre su situación actual como el incidente de esta mañana con Delia. A decir verdad había sido bastante desagradable encontrarla en los baños y que aún se hiciera preguntas sobre que le pasaba-Como si no lo supiera, lo sabe mejor que nadie. Vamos-Todavía no había asimilado que prefiriera estar todo el día de fiesta a ayudar a su “amiga”, después de todas las noches en vela que había aguantado esperando a que algún cretino le devolviera la llamada, y todas las lágrimas que le había secado por cualquier motivo. Para Delia no había horarios, 7 días a la semana las 24 horas del día si era necesario. ¿Pero ella? También le había ayudado algunas veces, no puede negarlo, pero a la hora de dar la cara y perderse algo por Valeria nunca lo hizo. Desde luego no entendía a la gente.
Rato después de recordar su vida mentalmente se para, está en el paseo marítimo y no sabe cómo el trayecto se le ha hecho tan corto-Ah, sí, el dolor hace que te olvides de todo lo demás.-Pasea por el camino de piedra hasta llegar a la orilla del mar, teñido de rosa en aquel atardecer de Enero. Tan frío, tan duro, pero a la vez tan hermoso. Le gusta perderse entre las olas, que estas se llevan sus pensamientos negativos y los ahogan hasta que mueren en la arena, entonces no regresan jamás.
Una, dos, tres lágrimas, ya no puede parar de llorar. Le da igual quien le vea, se ha tumbado en la arena y espera no volver a despertar.
-Ojala fuera así-concluye antes de quedarse dormida entre las lágrimas y las olas.

 

 

2 comentarios:

__YouAndMe__ dijo...

Tengo muchas ganas de que sea ya Viernes para leer tu cuarto capitulo, se está poniendo muuuy interesante, y me encanta como te expresas, eres la mejor <3

Anónimo dijo...

Somos Carmen,Mange y Ana en clase de tutoría aburridas,y ya que Inma nos ha dejado el pc,nos hemos metido en tu novela y estamos aqui adorando tu blog...Jajajajaja decirte que eresla que mejor escribes DEL MUNDO;o porlo menos eresla mejor amiga DEL MUNDO.
QUE SEPAS QUE AQUI ESTAMOS LAS TRES PARA TODO Y QUE TE QUEREMOS MUUUUCHO,UN BESAXO AMOR, TE QUEREEEMOOOS <3
PD:menos horas para que llegue el esperado viernes 22 para leer tu cuarto capítulo;)