TRADÚCEME

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Visitas

viernes, 26 de abril de 2013

Capítulo 15



-Que sueño tengo.-se frota los ojos, vuelta a la rutina. Después del fin de semana tan solitario que ha tenido solo quiere tener un poco de contacto humano, aunque eso implique tener que dar seis insufribles horas de clase en el instituto. No ha sabido nada de Andrés desde el viernes, Valeria está un poco preocupada, tampoco le ha contestado a ningún Whatsapp, ni al Tuenti, ni a las menciones en Twitter… ¿parecerá una desesperada? Tal vez ni ha cogido el móvil, lo último que le dijo fue: <<Valeria, este fin de semana voy a estar muy ocupado, pero supongo que podré responder en algún momento. No te preocupes. >> Pero ni una sola respuesta ha llegado a su móvil, ni una sola.

-Será mejor que me olvide por un rato, qué se le va a hacer.

Entra en clase, David todavía no ha llegado por lo que se sienta en su sitio tranquilamente, sin esperar tener que decir un “Buenos Días” para aparentar que después de todo no le cae tan mal. Había sido muy desagradable el Viernes, ella no tenía culpa de que un loco le hubiese quitado el móvil a su novia, porque lo era ¿no? O por lo menos eso parecía, aunque no hay que sacar conclusiones precipitadas. Y Raúl, ese sinvergüenza, que manía le ha cogido, con lo bien que le caía… Se ha comportado como un loco, ojalá que no se lo tenga que encontrar por el pasillo, ni tiene demasiadas ganas de verle la cara.

Entonces llega David, con una sudadera roja y la capucha puesta. Tiene cara de dormido, no es la misma cara que tenía el Viernes por la mañana-Los Lunes le sientan mal a todo el mundo, hasta a él-No se ha puesto la sudadera azul, como era de esperar. Le habrá cogido asco y todo, después de lo que ha tenido que pasar para demostrar que no había robado nada no le extraña… A veces, cuando tienes una etiqueta es muy difícil hacer que la gente que no te conoce cambie de opinión sobre tu persona. Para ella David era un borde y un desagradable, pero está segura de que nada ni nadie le va a hacer cambiar de opinión sobre él, nada.

-Buenos días, Valeria.-sonriente.

Cambio de planes.

-Buenos días, David.-le devuelve la sonrisa.

-¿Qué tal el fin de semana?-pregunta mientras que saca los apuntes de la mochila. Ha sido simpático, no se lo esperaba, estaba con la guardia baja. No hay que fiarse de las primeras impresiones.

-Pues desde el Viernes no he hecho nada de nada.

-¿Ni los deberes?-con cara de póker.

-¿¡Qué deberes!?-abre el cuaderno apresuradamente buscando algún ejercicio inacabado.

-Es mentira.-saca la lengua.

-¡Yo te mato!-primero se pone seria, después ríe.-Vaya susto me has dado, ¡que quiero empezar con buen pie!

-Vale, lo siento.

-No importa, por lo menos ya estoy más espabilada.-intercambio de sonrisas.

-¡Buenos días chicos!-llega el tutor del curso, el mismo al que Valeria  vio por primera vez el otro día, Don Antonio. Llega demasiado contento para ser un Lunes por la mañana, lo admira por eso.

Don Antonio deja su maletín sobre la mesa, se saca una tiza del bolsillo de su pantalón y se dispone a escribir en la pizarra. Todos sacan los cuadernos para copiar pero el profesor dice que no hace falta que copien, todos se quedan quietos aguardando a leer la misteriosa frase de la pizarra.

-Suárez, lee lo que he puesto.-dice nada mas acabar.

-Sí.-se quita la capucha- <<Semana del 21 al 27 de Enero intercambio con Reino Unido>>.

-Muy bien, esto quiere decir que tienen de hoy al Viernes para apuntarse al intercambio con Reino Unido, no sabemos aún que ciudad será, se sabrá el día de antes por lo que nos han comentado. Cuando pasen unos meses aquellos que os acogieron en sus casas allí volverán y se quedarán en vuestra casa, ¿entendido?-saca un folio del maletín y escribe lo mismo que ha puesto en la pizarra. Coge una chincheta y lo pega en el tablón- Quién quiera ir que se apunte en el tablón lo antes posible.

-¡UEEEEEEEEEEEEE!-todo el mundo se pone a gritar y a comentar como será irse de intercambio a más ni menos ¡UNA CIUDAD DE REINO UNIDO! Muchos se levantan a escribir su nombre en el folio, son tantos que se tienen que poner en fila para que ninguno se caiga al suelo de un empujón.

-Qué barbaridad.-dice Valeria, sorprendida.

-Yo luego me apuntaré, cuando se vaya toda esa multitud de locos.

-¿Sabes hablar bien Inglés?

-Sí, es lo que mejor se me da aquí. Por lo menos apruebo algo con algún sobresaliente.

-¡Que suerte! Con lo mal que se me da a mí…-hace una mueca con la cara.

-Hombre, yo tengo un poco de ventaja.

-¿Y eso?

-Pues la mujer de mi tío es de Liverpool y me ha enseñado desde que era muy pequeño el idioma, he estado varias veces allí.-le explica.

-Que pasada…¿Y nunca has estado en Londres?

-No, por desgracia. A ver si tengo suerte y nos toca Londres como ciudad de intercambio, ¿no?

-Sí, yo también quiero visitarlo.-en su mente está haciendo un paseo por sus calles, que ha visto gracias a documentales que han echado en la televisión alguna vez, siempre le ha emocionado pensando que algún día iba a ir.-Aunque antes tengo que consultarlo con mi tía.

-¿Por qué no con tus padres?-pregunta David inocentemente.

-Por…porque, murieron en un accidente de tráfico. Por eso.-se pone seria, pero no suelta ni una lágrima. Qué raro, ¿lo estará superando?

-Lo siento.

-No importa, no he oído nada ¿vale?

David deja la mirada perdida en el cuaderno, cuando el profesor empieza a dictar, no se podía imaginar todo lo que arrastraba Valeria. Pensaba que no tenía ningún tipo de problema, que era una chica que no tenía nada de lo que preocuparse, que era rara y ya está. Estaba claramente equivocado, tendría que haber sido más amable con ella desde un principio, se arrepiente.

Pasan las tres primeras horas y toca el timbre, Elena se ha presentado en la puerta de la clase de Valeria y David para que se vayan juntos al patio. Valeria y Elena se saludan con dos besos, ya que no se ven desde el Viernes, mientras que con David solo sonríe sin saber que hacer más. Ella no se esperaba que David la fuera a besar en ese preciso instante, fue bonito pero muy extraño. Le recordó a Jorge, eso la hizo recordar todos los buenos ratos que habían pasado juntos y que por ser una cobarde había “perdido” allá en alguna parte, en un sitio al que no desea volver. Parece que los fantasmas del pasado regresan a llevársela a lo más profundo de los abismos, ¿por qué todo le recuerda a aquellos tiempos felices en los que no tenía que huir de nada ni de nadie? Puede ser que pensara que podría vivir sin paranoias por un tiempo, aunque se ha demostrado a si misma que:<< todo lo que un día se fue, acaba regresando más adelante>> Como decía Sarah. La odia con toda su alma.

-Elena, tu móvil estará en perfectas condiciones ¿no?-dice Valeria.

-Sí, sí…no te preocupes, no le ha metido ningún tipo de virus ni nada para inutilizarlo.-lo saca del bolsillo de su pantalón y se lo enseña- Intacto.

-Me alegro muchísimo, por cierto…¿vosotros dos no tenéis que ir a hablar con el director para aclarar todo el asunto de que David no lo robó?

Las miradas de Elena y David se cruzan, luego ambos agachan la cabeza. Valeria analiza sus actitudes, si no son novios por lo menos se gustan.

-Sí, bueno, búscame luego Elena. Voy con Aitor un rato.-se despide con la mano y baja por la escalera.

-Adiós.-las dos.

Bajan al patio y se sientan en un banco a charlar sobre lo aburridas que son las clases, del intercambio, de música…de todo un poco. Se llevan bastante bien, aunque Elena no quiere fiarse, no quiere que le pase lo mismo que le pasó con Sarah.

Entonces llega Vicky con otra amiga, dice que se llama Laura. Todas las chicas se saludan con dos besos y luego sonríen.

-Yo soy Valeria, llegué nueva el Viernes.

-¿Tú eres Valeria?-Pregunta Vicky.

-Sí.-extrañada.

-Me han dicho que te de esto ahora mismo.-saca del bolsillo de su maleta un papelito de cuadros doblado por la mitad.

-¿Qué pone?-pregunta Elena, intrigada.

-Pone...-desdobla el papelillo- <<Valeria, soy Andrés, vete a la parte de atrás del patio. Un beso. >>

-¡¡¡¡Que fuerte!!!!-grita Elena, que después se tapa la boca al caer en que lo ha dicho demasiado alto.

-Sí.-sonríe Valeria- ¿me acompañas?

-Claro.-recoge la maleta- Chicas, ahora os veo.

Llegan a la parte de atrás del patio y no encuentran a nadie, ¿será una broma pesada? Entonces alguien empieza a gritar su nombre, llama a Valeria.

-¡Andrés! ¿Dónde estás?

-Aparta las hojas que cubren la valla.

Valeria obedece y las aparta, encuentra un agujero bastante grande en esta y detrás está Andrés, que le tiende la mano. Ella se la da y sonríe.

-¿Cómo es que estás aquí?

-Quería verte y, como en todo el fin de semana no he dado señales de vida he venido a visitarte. ¿Te molesta?

-En absoluto.-sonríe.

-Bueno, yo ya me tengo que ir, no vaya a ser que me pillen aquí.-se lamenta.

-No, no, espérame.-le suplica-Un momento, ahora vengo.

Se dirige a Elena y le da un abrazo-Si te pregunta alguien, me he ido mala-le guiña un ojo y se dirige a la valla, pasa por el agujero y se abraza a Andrés.

-¿Qué haces? Te pueden pillar.-le advierte Andrés.

-No creo, en este instituto no tienen tanta vigilancia con los alumnos como en el que estaba antes.

-Pero vete, en serio, no quiero que te expulsen.

-Eso no me importa, ahora lo importante eres tú y el hecho de que no nos hemos visto en todo el fin de semana, todo lo demás sobra, ¿entiendes?-le mira fijamente.

-Pero, no quiero que te pase nada.

-Y no me pasará nada.

-¿Cómo estás tan segura?

-Porque estoy a tu lado, y esto nada ni nadie nos lo puede quitar.

4 comentarios:

El desvan de las mil y un dijo...

Hola, me hepasado como me has pedido, cuando tenga un rato leere los capitulos.
No se si te habras dado cuenta que tengo un apartado en el blog donde presento nuevos blogs, si quieres que presente el tuyo pasate por alli y lee las normas.
respeto a tu blog lo primero que he hechado en faltaes un pequeño indice donde explicas un poco la novela, de que va, como las estas publicando, presentarte tu y demas cosas que hacen este sitio mas tuyo, mas personal.
un saludo y espero que te animes a participar en mi blog.

Lourdes dijo...

Hola Marta un gusto pasarme por aquí y bienvenida a mis blogs Un beso grande.

Noe dijo...

Los capitulos se me hacen cortos! Me quedo con ganas de seguir leyendo...
Un beso

Laura Muñoz dijo...

Hola!!
Te he estado leyendo y me gusta mucho!
Me gusto tu blog! Te sigo si quieres pásate por mi blog
Un beso!